Si la semana pasada os hablamos de todas las novedades que traía la nueva versión de WhatsApp, esta semana os traemos informaciones sobre uno de sus principales competidores: Skype. Una de las más destacadas es que el servicio de mensajería y videollamada dejará de estar disponible en versiones antiguas de Android, iOS y Windows Phone. Os explicamos todos los detalles.

Nuevas funcionalidades en Skype

Después de una época en la que Microsoft no se ha preocupado mucho en nutrir su servicio con novedades, llevamos una temporada en la que se ha esforzado en incluir añadidos muy interesantes.

Uno de los más llamativos es la posibilidad de realizar videollamadas grupales. Algo importante para mejorar la experiencia del usuario y que, además, ofrecerá una calidad de imagen HD 720p. Esta función nos permite usarla de forma personalizada, pudiendo ajustar la interfaz a nuestro gusto.

Otra de las novedades más importantes que ha recibido Skype son los bots. Concretamente, Cortana, la asistente de Microsoft, ha sido integrada en el cliente de Skype.

skype-videollamadas-gratis

Skype se pasa a la nube

Microsoft lo tiene claro, el futuro de Skype no pasa por la comunicación P2P. A partir de ahora, la app se moverá a una plataforma basada en la nube. Esta transición es lo que ha causado, por ejemplo, que los mensajes no se sincronizaran entre dispositivos o las notificaciones no llegasen al instante. Y es que, según ha contado la propia Microsoft, mantener las últimas funcionalidades de Skype en sistemas operativos antiguos es difícil y cuesta mucho trabajo.

Por eso, la empresa de Redmond ha tomado una decisión: dejará de dar soporte a la aplicación en algunas versiones de Android, iOS y Windows. Concretamente, solo podrán ejecutar Skype móviles con Android 4.03, iOS 8 y Windows 10 Mobile o posteriores. Sorprende, sobre todo, que de su propio sistema operativo solo hayan incluido la versión más reciente.

Esto no quiere decir que la app de mensajería vaya a desaparecer de inmediato. Simplemente, Microsoft dejará de ofrecer actualizaciones para esas versiones. Es decir, durante lo que dure la transición, será posible utilizarla en sus versiones anteriores.

Pero en cualquier caso, hay dos cosas que debemos extraer de todo esto. Por un lado, esperamos que después de tomar esta decisión un tanto arriesgada, el servicio sufra una mejoría sustancial en su rendimiento. Y por otro lado, si eres un usuario diario de Skype, probablemente te interesará renovar tu teléfono antes de que la transición a la nube se complete.